Educación para el desarrollo de la personalidad

Adoptada en 1968 – Revisado en enero de 2013 – Comisión de Educación

PTA de California considera que el hogar, el lugar de culto, la escuela y la comunidad comparten la responsabilidad en la educación para el desarrollo de la personalidad. Las investigaciones demuestran que para establecer las bases que permitan el desarrollo de la conciencia, es esencial que cada niño desarrolle en los primeros años una estrecha relación cuando menos con una persona que esté dispuesta a celebrar la vida del niño con alegría y ternura y que esté dispuesta a comprometerse a largo plazo y hacer los sacrificios necesarios a favor de la salud y el bienestar del niño. Cuando los padres y otros miembros de la familia asumen esta responsabilidad conscientemente, el hogar estimula el desarrollo eficaz de las actitudes y valores, los cuales son de relevancia para la vida familiar y se reflejarán en la conducta en la escuela y la comunidad. El ejemplo que ofrecen los padres de familia, los líderes religiosos, los maestros y los líderes comunitarios tiene una profunda influencia en la clase de persona que el niño llegará a ser.

Un programa de educación para el desarrollo de la personalidad debe incluir los conceptos de responsabilidad, respeto, integridad, compasión, comprensión, honestidad, justicia, empatía, perseverancia y valor, y debe desarrollarse en el contexto de los valores básicos que la persona practica diariamente. Estos conceptos deben incluir:

  • Respeto al valor y la dignidad propia.
  • Respeto a los padres de familia, maestros y personas en posiciones de autoridad.
  • Desarrollo de la autodisciplina, auto responsabilidad y buenos modales hacia los demás.
  • Respeto a los miembros del hogar, la escuela y la comunidad.
  • Respeto a todos los individuos y comprensión de las diferencias entre los niveles socioeconómicos, raza, etnicidad, capacidad de la lengua, la identidad de género, orientación sexual, creencias religiosas y habilidades físicas;
  • Consideración de los derechos del grupo y de los individuos.
  • Desarrollo de la integridad, honestidad, lealtad, confiabilidad, justicia y compasión.
  • Desarrollo de la autodisciplina.
  • Capacidad de pensar de manera independiente, crítica, objetiva y creativa.
Print Friendly, PDF & Email