Preparación para la vida después de la escuela secundaria

Nunca es demasiado temprano para comenzar a planear para el futuro. Lo ideal es comenzar a planear cuando el niño asiste a la escuela primaria. Ya sea que el niño escoja un trabajo, la universidad, una escuela vocacional o el ejército después de la graduación, estas sugerencias están diseñadas para ayudarle a apoyar y a guiar al niño en su “camino vocacional” a través de la escuela.

Destrezas para la vida

Al mismo tiempo que el padre ayuda al niño con sus metas vocacionales, el/ella debe asegurarse de que el niño entiende las demandas y responsabilidades de la vida independiente. Conversen de la importancia de poder tomar decisiones productivas y eficaces acerca de la vida propia. Vaya más allá, al permitir que el niño tome decisiones adecuadas para su edad y acepte las consecuencias de dichas decisiones.

Los puntos a tratar pueden incluir qué opciones tendrá este niño en cuanto a vivienda (alquiler), pago de servicios públicos, el costo de tener un automóvil (incluyendo seguro, mantenimiento y combustible), proveerse de vestimenta y alimentos, el costo del seguro médico y de vida, comenzar una familia, etc. La toma de decisiones puede comenzar manteniéndose dentro de los límites de un presupuesto de vestimenta o gastos generales.

Requisitos para graduarse de la escuela secundaria

La Legislatura de California establece los requisitos mínimos para la graduación de la escuela secundaria, incluyendo el examen de egreso, pero los padres deben conocer el conjunto completo de requisitos de graduación adoptados por el distrito escolar local. El distrito escolar puede requerir asignaturas adicionales y participación cívica y hasta comunitaria para poder graduarse de la escuela secundaria. Ya sea que el niño planee ir a la universidad, a una escuela vocacional o entrar directamente al mercado laboral, se deben escoger asignaturas que promuevan las metas vocacionales elegidas. Y para estar seguro de que el niño se graduará conforme lo planeado, reúnase con el consejero cuando menos una vez al año.

Metas vocacionales

Junto con el niño, reúnase con el consejero de la escuela para comenzar a investigar los intereses, capacidades y metas vocacionales del niño. Analicen las diversas opciones de programas aprovechando los recursos disponibles en la escuela, tales como laboratorios vocacionales, materiales acerca de varias ocupaciones o los servicios de consejeros vocacionales especiales. Tanto los padres como el hijo deben asistir a los Días Vocacionales y Noches Universitarias cuando estos se ofrezcan en la escuela y comunidad. Motive el empleo durante las vacaciones y las actividades voluntarias que pueden ayudar a determinar metas vocacionales.

Vocación y educación de formación profesional

El niño puede tomar clases de vocación y educación de formación profesional desde el primer año de la escuela secundaria. A menudo, dichas clases apoyan y refuerzan el plan de estudios académicos. Estas pueden ofrecerse en la escuela, en programas vocacionales regionales o en escuelas especiales llamadas centros vocacionales regionales.

Los colegios comunitarios ofrecen programas vocacionales y técnicos de dos años, y muchos de ellos están ofreciendo programas que son una extensión de las asignaturas tomadas en la escuela secundaria. Además, existen escuelas privadas que ofrecen una diversidad de programas de capacitación, pero es importante asegurarse de que se trate de escuelas acreditadas.

Requisitos y pruebas para entrar a la universidad

Hay varios tipos de instituciones de educación superior: colegios comunitarios, institutos privados, el sistema de la Universidad Estatal de California y el sistema de la Universidad de California. Averigüe con el consejero del niño bastante antes del noveno grado para saber cuáles son los requisitos de admisión y las pruebas necesarias de las instituciones a las que el niño le interesa asistir. Los requisitos cambian, así que manténgase actualizado.

Las pruebas de admisión a las universidades se pueden practicar desde el noveno grado por medio de tales pruebas como la Prueba Nacional de Desarrollo Educativo (NEDT, por sus siglas en inglés) o desde el décimo grado por medio de la Prueba Preliminar de Aptitud Académica (PSAT, por sus siglas en inglés). Si se toman en el décimo grado, los resultados de la PSAT son devueltos y se pueden usar para indicar campos futuros de estudio. Para ser considerado para la beca de mérito nacional, se debe realizar la PSAT en el décimo o en el undécimo grados. Los resultados pueden servir para determinar la elegibilidad para becas escolares y el ingreso a algunas universidades.

La Prueba de Aptitud Académica (SAT), requerida por todas las universidades públicas de California, se realiza habitualmente en la primavera del undécimo grado, pero se puede realizar de nuevo en el otoño del 12º grado, si se desea.

Financiamiento y becas

Puede pasar que el padre desconozca el financiamiento disponible para ayudar a la familia a cubrir los gastos de la escuela vocacional o universidad.

Las becas generalmente se basan en algo más que el logro académico. Las necesidades de la familia o del estudiante, los antecedentes étnicos, las metas vocacionales, las actividades extracurriculares y los empleadores de los padres pueden ser factores que apliquen para ciertos programas de becas o subsidios. Trabaje estrechamente con el consejero de la escuela, lo mismo que con la oficina de ayuda financiera de la universidad para investigar todas las posibilidades de apoyo estudiantil en instituciones tanto públicas como privadas. A veces, asistir a un colegio comunitario local durante los dos primeros años puede representar un ahorro financiero que le permitirá al estudiante continuar sus estudios en una universidad con programas de cuatro años.

 

Print Friendly